SOBREVIVIR A
INSTAGRAM

Hashtags populares, publicaciones frecuentes, sorteos periódicos, pies de foto llamativos, directos entretenidos, stories interactivos… Lo reconocemos: no podemos con esto. Somos las mujeres desesperadas de Instagram. Uno nos sigue y no sabe si @nadinefundacion es una cuenta de memes, un programa de radio, un perfil de ilustradores, una veterinaria, una secta… Y es que, en realidad, Nadine es todo eso e incluso más. Imaginaos el caos que reina aquí.

Que vale, que sí: somos conscientes de que en los tiempos que corren una no existe si no está en Instagram. También, de que somos una sociedad analógica viviendo en un medio digital. Y, por mojarnos un poco más, lo cierto es que nos sentimos mayores (a pesar de nuestra tersa piel) cuando vemos cómo viene la Generación Z.
 
Buscando nuestro lugar en ese limbo que hay entre TikTok y LinkedIn, sobrevivimos como podemos a Instagram. Como resultado, se crea un popurrí curioso y digno de ser seguido (aquí, rogando follows).
[instagram-feed num=9 cols=3]